Visite:

jueves, 19 de septiembre de 2013

RESIDENCIA DEL VICEGOBERNADOR

Elegante y armoniosa fusión de estilos
En el corazón de la ciudad, una sobria mansión construida en 1926 alberga a una de las principales autoridades de la Provincia
Sobria, funcional, y de ambientes cálidos, con una belleza singular que no llega al lujo desmesurado, la residencia del Vicegobernador asoma su elegancia desde la esquina de 10 y 51, sobre el eje fundacional de la Ciudad, a mitad de camino entre la Casa de Gobierno provincial y el Palacio Municipal y a metros del monumental Teatro Argentino.
Con reminiscencias coloniales, de un estilo edilicio que mezcla en perfecta armonía elementos de la arquitectura española e italiana, la residencia se construyó en 1926 bajo la órdenes del ingeniero Antonio Ubaldo Vilar (La Plata, 1889 - Buenos Aires, 1966), reconocido por proyectar numerosas obras públicas -en especial hospitales-, un sinnúmero de viviendas particulares en San Isidro y la sede nacional del Automóvil Club Argentino.
Vilar se propuso una visualización de recursos ornamentales y compositivos de valor, con predominio de las arquerías que cierran las galerías de planta baja que dan hacia el jardín y que se corresponden con elementos similares en el piso superior y el mirador. El techo, de clásicas tejas, se apoya en mensuras de madera. La construcción se desarrolló en dos niveles y con un muro perimetral de cerramiento que completa la línea de edificación.
No es mucho lo que se ve desde el exterior, pero su torre cubierta rematada con un friso azul simil mayólica, la antigua chimenea de barro, la santa rita y los jazmines, y una palmera gigante que desde hace tiempo caracteriza la emblemática esquina, alcanzan para imaginar un interior confortable y de gusto distinguido. Y en ese sentido, la idea a priori no engaña.
Sin apartarse de la sobriedad, como se dijo, la casona tiene detalles dignos de mención. Sobre piso de simétricos dameros -con la excepción de un ambiente en el que se optó por madera tarugada- la planta inferior se dividió en un recibidor, una sala, un comedor, un living y un escritorio, además del baño para uso en ese nivel. Arañas de bronce, con incrustaciones y caireles de vidrio hacen juego con la iluminación dispuesta en las paredes. Un gran Quinquela Martín, de la serie que el artista dedicó al Riachuelo, lidera la exhibición de cuadros -todos originales- que completa una colección perteneciente al Museo Provincial de Bellas Artes.
En el piso de arriba, en la misma línea de diseño refinado, se ubican el dormitorio principal -con baño en suite-, otras tres habitaciones y un baño, un estar, las dependencias de servicios y una terraza.
APELLIDOS ILUSTRES
Los primeros datos del inmueble, asentados en el Registro Provincial de la Propiedad, hablan de apellidos ilustres, de nombres que forjaron, en alguna medida, la historia de los primeros años de La Plata. En 1921, cuando todavía la esquina era una fracción de terreno con una construcción precaria, Martín Caro adquirió el bien de 51 N° 754 a la sociedad civil Aramburú y Aristegui. Al poco tiempo, compró el inmueble Atilio Eduardo Guzzetti; y en 1949, su viuda, María Luisa Campodónico de Guzzetti, lo heredó.
La propiedad pertenece a la Provincia desde 1964. De acuerdo a la Constitución bonaerense, tanto el gobernador como el vicegobernador deben radicarse, mientras duren sus mandatos, en la capital provincial y esa es la residencia que se le asigna al funcionario que le sigue en orden de investidura al primer mandatario.
Por fortuna, salvo intervenciones menores, la obra mantiene casi intactos sus valores originales, ya sea en distribución, materiales y ornamentación. Patrimonio Arquitectónico y Urbano de La Plata por una ordenanza aprobada en 1982, la casa integra el listado de edificios con alto grado de protección, lo que significa que está prohibida su ampliación, transformación o cualquier tipo de agregados en plantas o fachadas y sólo se permiten modificaciones para mejoras en las condiciones de habitabilidad y confort internos.
Cuenta la historia que son escasos los vicegobernadores que utilizaron la pequeña mansión -está desarrollada en un lote de 9 por 20 metros- como residencia permanente. Oriundos, en general, de otros municipios bonaerenses y ya en épocas de traslados accesibles y rápidos, a la vivienda se le ha dado más bien un uso social; de encuentro para algunos compromisos de carácter político o protocolar o para pernoctar, a lo sumo, un par de noches.
===============================
Fecha de construcción: 1926
Proyecto: Antonio Ubaldo Vilar
Estilo: Español e italiano
Destino original: Vivienda familiar
Destino actual: Residencia del Vicegobernador
Ubicación: Calle 10 esquina 51.

0 comentarios:

Publicar un comentario